sábado, 14 de enero de 2012

El jenjibre, una planta medicinal

El jenjibre (Zingiber Officinale) pertenece a la familia de las cingiberáceas y según los investigadores botánicos es originario de Asia tropical, en la actualidad se le cultiva ebn todas las regiones tropicales y subtropicales del planeta.
Se le utiliza como planta medicinal en el oriente desde hace más de dos mil años y se le usa eficazmente para tratar problemas del aparato digestivo, pesadez estomacal y especialmente flatulencia (gases), vómito u nausea.
Trabaja aumentando el flujo de la saliva y de la enzima salival amilasa que activa el trabajo peristáltico intestinal.
De acuerdo a trabajos científicos de investigación, tiene propiedades estimulantes del sistema circulatorio y es expectorante, antiespasmódico y antiséptico.
Brinda gran ayuda a las personas obesas al romper la acumulación de grasas en el cuerpo.
Se recomienda su uso a nivel externo en forma de compresas para aumentar el flujo de la sangre en la zona.
Contiene diversos principios activos medicinales como el gingerol (aceite esencial), que es aperitivo, estimulante digestivo, carminativo, estimulante circulatorio, antiinflamatorio, laxante, expectorante, febrífugo, antiséptico y analgésico.
En dosis altas produce gastritis y su uso no es aconsejable en casos de úlcera gastroduodenal.
Tampoco se recomienda durante el embarazo y la lactancia.
Es un excelente condimento para una gran variedad de comidas y ensaladas, en la India se prepara el Dulce de Jengibre.
Forma de uso:
Se utiliza el rizoma en forma natural y en preparados en forma de té, jarabes, tinturas, rallado en las comidas y ensaladas.
Para problemas de la garganta y las vías respiratorias es recomendable un té hecho con 10 gramos de jengibre por cada litro de agua, de este preparado se toman tres tazas por día.
Este mismo té es bueno para controlar las flatulencias, mejor aún si se le agregan 10 gramos de anís común o 3 gramos de anís estrella, se toma media hora después de las comidas.
Para mantenerlo mucho tiempo se debe picar finamente, secar a la sombra, pulverizarlo y guardarlo en frascos de vidrio, de este polvo se utilizan de dos a tres cucharaditas por litro de agua que se hierve por un minuto, se deja en reposo por 10 minutos y se toma, es un gran estimulante del apetito.
Por: Dr. Hernán Candia Román
Naturopatía, Máster en Nutrición Ortomolecular y Fitoterapia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Banner

 

Blogger news

Blogroll

About