Translate

domingo, 25 de noviembre de 2012

Taquicardia ¿Síntoma de un futuro paro cardíaco?



A pesar de que no se le da mucha importancia, la aceleración cardíaca surge por muchos motivos. El origen de las taquicardias puede ser normal, pero en algunos casos es una señal de alerta del corazón.


En el transcurso de la vida de todo ser humano este sufre ciertas reacciones naturales en su cuerpo, algunas pasan desapercibidas y otras no. La taquicardia, que se conoce como el incremento de la frecuencia cardíaca, es una reacción que no hay que menospreciarla a pesar de su actividad, la cual pasa casi desapercibida.
En términos sencillos, el movimiento que realiza el corazón al momento de la taquicardia se resume en una serie de contracciones rápidas en los ventrículos. Cuando la repetición cardíaca supera los 100 latidos por minuto mientras la persona se encuentra en reposo.
El origen de la taquicardia puede derivarse o depender de una gran diversidad de motivos, positivos o negativos; además, puede darse en personas de distintas edades, bebés, adultos y personas de la tercera edad.
De acuerdo con el doctor Edgar F. Hernández, cardiólogo guatemalteco que labora en el Hospital Roosevelt de Guatemala, existe una larga lista de razones por las que se produce una taquicardia.
"Las causas son muchas. El ejercicio, el dolor, la emoción y la fiebre son situaciones que provocan taquicardia como respuesta normal. Existen también enfermedades que pueden producir distintos tipos de taquicardia", manifestó el médico.
Entre las situaciones comunes en las que puede presentarse esta aceleración es al momento de realizar actividades físicas, como por ejemplo practicar spinning, aeróbicos y marcha, deportes en los que la circulación sanguínea bombea apresuradamente.
"El ejercicio acelera el ritmo cardíaco, y esto es normal. De hecho, si hacemos ejercicio sin que nos provoque taquicardia quiere decir que el nivel de ejercicio es demasiado bajo", añadió Hernández.
El estado mental de una persona también influye en su estado cardíaco, también el ingerir algunos productos estimulantes como dulces o cafeína, y en algunos casos hasta medicamentos recetados.
"Cualquier estimulante puede provocar taquicardia, pero generalmente se trata de una taquicardia normal. En gente propensa, pueden desencadenar arritmias de otros tipos", comentó, y agregó que es importante hacer ejercicio, por lo menos 30 minutos diarios, cinco veces a la semana.
Nocivo
Los aspectos negativos por los que puede activarse de esta forma el corazón es variada. A pesar de la incredulidad de muchos, con la ingesta de bebidas alcohólicas, el tabaquismo, drogadicción, problemas en la glándula tiroides, insuficiencia renal y hasta la depresión se dan síntomas de arritmia.
"Hay muchos tipos de taquicardias. La Sinusal se produce en un corazón normal como repuesta a un estímulo como ejercicio, dolor, ansiedad, etc. Existen también distintos tipos de arritmias, es decir, ritmos cardíacos anormales que se manifiestan como taquicardia. Algunas de estas son manifestaciones de enfermedad cardíaca grave", agregó la fuente.
Los médicos recomiendan que al haber ritmos cardíacos anormales es necesaria la atención y cuidados médicos.
De manera general, existen cuatro tipo de taquicardias: Sinusal, que está relacionada con el aumento normal del ritmo cardíaco; Paroxistica, una aceleración anormal superior a 160 latidos por minuto; Supraventricular, impulsos rápidos y regulares, procedentes de las aurículas o del nódulo aurículoventricular; y la Ventricular, latidos rápidos en los ventrículos.
A esta última se le llama arritmia maligna porque puede derivar en un paro cardíaco. "Muchas arritmias ocurren en el contexto de un corazón enfermo y la arritmia puede provocar un mayor deterioro de la función cardíaca, o ser un marcador de mal pronóstico, incluso de muerte", declaró Hernández.
El principal síntoma de la taquicardia son las palpitaciones, una aceleración del corazón acompañada por una sensación de ansiedad, aunque también pueden presentarse otros síntomas como vómitos y cuerpo tembloroso después de un desmayo.
También se presentan otros problemas como dificultad a la hora de respirar, mareos y dolores agudos en el pecho. En casos extremos el diagnóstico incluye debilidad, ahogos y el desvanecimiento.
En caso de padecer de taquicardias hay distintas maneras de tratarlas dependiendo de su origen, el médico del Hospital Roosevelt explicó: "Muchos tipos pueden controlarse con medicamentos que previenen episodios o controlan la frecuencia cardíaca. Existen también procedimientos invasivos que pueden tratar de manera definitiva algunos tipos de taquicardia, aunque la efectividad es variable".
Al sufrir de estas aceleraciones constantemente, se debe asistir a un médico especialista que determine el porqué de las taquicardias, para así tratarla e impedir que cualquier deterioro del corazón afecte la salud.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada